Medicamentos y Sol

Últimamente sabéis que hablo mucho sobre la importancia de usar fotoprotección a diario, y no sólo para ir a la playa, si no también incluso para estar en casa.

¿Por que? La radiación UVA y la radiación visible atraviesan las nubes y los cristales, y son responsables de la aparición de hiperpigmentaciones y del fotoenvejecimiento, como la pérdida de firmeza y elasticidad, así como la aparición de arrugas.

Además, existen en el mercado multitud de medicamentos que pueden provocar que nuestra piel reaccione de una forma adversa ante la exposición solar, fenómeno que se conoce como fotosensibilidad. En la mayoría de casos estas reacciones se deben a la radiación ultravioleta A, que constituye el 95% del total de la radicación ultravioleta que llega a la tierra, y además como esta puede atravesar ciertos tejidos, muchas veces pueden verse afectadas áreas de nuestro cuerpo que están cubiertas.

Diseño sin título

Esta fotosensibilidad se puede manifestar como reacciones fototóxicas y reacciones fotoalérgicas, que difieren en las manifestaciones clínicas y en el mecanismo de acción.

FOTOTOXICIDAD

Son las reacciones más frecuentes (representan un 95% del total de reacciones de fotosensibilidad) y se deben a la absorción de energía por parte del fármaco y su liberación en la piel, generando un compuesto con capacidad para producir daño en las estructuras celulares.

En general tienen un periodo de latencia corta, es decir, pueden aparecer tras la primera exposición del fármaco a la luz entre 30 minutos y una hora. La intensidad de la reacción va a ser dosis dependiente (a mayor dosis de fármaco, mayor probabilidad de reacción) y de la intensidad de la radiación recibida. También influye el tiempo de exposición a la radiación solar y el fototipo, siendo más frecuente en fototipos altos o con mayor grado de pigmentación cutánea.

Los síntomas más frecuentes de una reacción fototóxica son la aparición de eritema, edema y vesículas, muy parecidos a los de una quemadura solar. Una exposición repetida puede llegar a provocar hiperpigmentación de las lesiones.

FOTOALERGIA

Se trata de una reacción menos frecuente dónde interviene el sistema inmune y son de tipo retardado, es decir, aparecen entre 48 horas y 14 días después de la exposición solar. Tiene lugar cuando el fármaco (tanto tópico como oral) entra en contacto con la radiación ultravioleta y sufre una transformación química, que se combina con las proteínas de la piel y provoca una reacción inmune.

Son más habituales en los medicamentos de uso tópico, no son dosis dependiente y se pueden presentar con bajas dosis de radiación ultravioleta. Además, también pueden darse en zonas no fotoexpuestas.

Las manifestaciones clínicas se caracterizan por picor y eritema, muy similares a un eczema alérgico. Suele aparecer descamación pero sin dejar una hiperpigmentación residual. Existen fármacos que pueden dar lugar a ambos tipos de reacción. Algunos medicamentos producen fototoxicidad tras su administración sistémica y fotoalergia tras su aplicación tópica.

¿Qué medicamentos provocan reacciones de fotosensibilidad con más frecuencia?

SISTÉMICOS

  • Psicolépticos: alprazolam (Trankimazin®), clorazepato dipotásico (Tranxilium®).
  • Diuréticos: furosemida (Seguril®), torasemida.
  • Antiulcerosos: omeprazol, pantoprazol, ranitidina.
  • Antihistamínicos: cetirizina.
  • Psicoanalépticos: amitriptilina (Tryptizol®), citalopram.
  • Antiacneicos: isotretinoina (Dercutane®, Isoacne®).
  • Hipolipemiantes: simvastatina, fenofibrato (Secalip®).
  • Antipsoriásicos: acitretina (Neotigason®)
  • Antihipertensivos: enalapril, losartan, valsartan. Sobre todo los combinados con hidroclorotiazida.
  • Antibióticos: azitromicina, doxiciclina, norfloxacino, ciprofloxacino.
  • Antiinflamatorios: ibuprofeno, dexketoprofeno (Enantyum®), naproxeno, diclofenaco.

TÓPICOS

  • Corticoides: hidrocortisona.
  • Antibióticos: sulfamidas, eritromicina, mupirocina.
  • Anestésicos locales: benzocaína, procaína.
  • Antisépticos: clorhexidina.
  • Antiacneicos: isotretinoína, adapaleno, peróxido de benzoílo, tretinoína. Medicamentos como Peroxiben®, Treclinac®, Differine®, Duac®.
  • Antiinflamatorios: diclofenaco, dexketoprofeno, indometacina.
  • Antipsoriásicos: psoralenos.

¿Cómo podemos actuar para prevenir estas reacciones de fotosensibilidad?

  • Usar protectores solares adaptados al tipo de piel, tanto tópicos como por vía oral.
  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día (12h-16h).
  • Evitar las fuentes artificiales de radiación UV, como las cabinas de bronceado.
  • Administrar los medicamentos preferiblemente por la noche siempre que sea posible y consultándolo antes con un profesional.
  • Utilizar otras medidas de fotoprotección: camisetas, sombrero, gafas de sol.
  • Conocer el medicamento que estamos tomando vía oral o estamos utilizando vía tópica. Es importante saber interpretar la caja y el prospecto y consultarlo siempre con un profesional sanitario. Todos van identificados con el siguiente símbolo:

148_fotosensi-300x273

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que os resulte de ayuda y ya sabéis, ante cualquier duda consultad siempre con un profesional.

¡Feliz día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: