Llegó el verano, ¿qué debemos tener en cuenta en nuestra rutina diaria?

Con la llegada del verano nos surgen muchas dudas de cara al uso de los activos cosméticos… ¿se puede usar vitamina C?¿me van a salir manchas?¿y los transformadores de la piel como los alfahidroxiácidos o retinoides?¿qué productos no pueden faltar?

En esta época del año las rutinas se caracterizan por ser mucho más minimalistas, hace calor y sudamos con facilidad por lo que no nos apetece usar muchos productos. Así que hoy vamos a ver qué productos no pueden faltar este verano y a resolver algunas de las dudas que me hacéis con frecuencia.

Diseño sin título (13)

RUTINA DE DÍA

Por la mañana después de la limpieza con algún producto en base acuosa (agua micelar, jabón, espuma, leche limpiadora) es importante el uso de un antioxidante como la vitamina C, vitamina E, ácido ferúlico. Este nos ayudará a neutralizar los radicales libres, pequeñas moléculas que se forman por el ambiente (contaminación, radiación UV que es mucho más elevada durante estos meses, ozono, humo del tabaco) o que se forman por el propio organismo (por ejemplo, cuando estamos muy estresados).

Se puede usar vitamina C para ir a la playa, aunque yo no lo recomiendo. Soy más partidaria de aplicarnos el fotoprotector y nada más (ni maquillaje, perfume ni ningún otro producto cosmético). Cuando volvemos de la playa al mediodía o por la tarde es cuando podemos usar el producto que nos tocaría utilizar por la mañana, y así, además ayudaremos a neutralizar los radicales libres adquiridos en la exposición solar.

¿Por qué no lo recomiendo? Como sabéis la vitamina C es una molécula muy inestable que se tiene que formular a pH ácido o bien combinada con un éster para una mayor estabilidad. Una alta exposición a la radiación UV puede hacer que esta se oxide y es cuando nos vemos el poro más sucio e incluso negro. Además, también hay que ir con cuidado en pieles sensibles o que reaccionan con mayor facilidad.

En una rutina sencilla o una piel mixta-grasa durante el verano puede ser suficiente el uso de un antioxidante y a continuación el fotoprotector. Podemos buscar protectores solares con una acción antiedad  y además que tengan activos hidratantes como el ácido hialurónico. Con esto haremos una rutina más minimalista y más agradable de seguir en estos meses de calor. En el caso de una piel seca puede ser necesaria entre el antioxidante y el fotoprotector una crema hidratante y nutritiva, pero si se prefiere con una textura más ligera.

Los dos protectores solares que más recomiendo en la farmacia en cualquier rutina de día con activos hidratantes y con acción antiedad son: Isdin Fotoultra Age Repair SPF 50+ y Heliocare Age Active Fluid SPF 50+.

RUTINA DE NOCHE

Por la noche, nos maquillemos o no, es importante realizar la doble limpieza. Doble limpieza no significa utilizar dos productos cualquiera, si no que estos sean uno en base oleosa + otro en base acuosa. Pensad que los fotoprotectores que utilizamos hoy en día están formulados con filtros muy resistentes al agua y al sudor y necesitamos estos dos pasos para poder eliminarlos por completo.

Y aquí es donde vienen todas las dudas ¿qué podemos utilizar por la noche en verano?

Alfahidroxiácidos

El más conocido es el ácido glicólico, pero también se encuentran en este grupo el ácido cítrico, málico, tartárico, mandélico. Estos activos se pueden seguir usando en verano hasta una concentración máxima del 10% para evitar posibles efectos adversos. Si hemos usado concentraciones más elevadas en invierno sería conveniente bajar la concentración; en el caso que no hayamos usado ácido glicólico elegiremos concentraciones más bajas para empezar y siempre lo haremos según tolerancia.

Retinoides

Si los llevas utilizando durante un tiempo y tu piel está ya acostumbrada los puedes seguir usando siempre y cuando utilices a la mañana siguiente un fotoprotector y lo reapliques de forma correcta. Puede haber distintas situaciones en las que nos surjan dudas, así que vamos a ver varios ejemplos:

  • Una persona que lo lleva usando a diario desde hace un tiempo pero a partir de ahora los fines de semana va a tener una alta exposición a la radiación solar. En este caso le recomendaría utilizar el retinoide de lunes a viernes y los fines de semana utilizar productos con activos hidratantes y que reestablezcan la función barrera.
  • Alguien que se va de vacaciones 15 días a la playa. En este caso le recomendaría descansar del retinoide durante estas dos semanas y volver a introducirlo a la vuelta de las vacaciones. Posiblemente no pase nada, pero ya sabéis que nadie se aplica el fotoprotector en la cantidad suficiente ni lo reaplicamos cuando toca.
  • Si no os gusta ir a la playa y pasáis las vacaciones en la ciudad podéis seguir utilizándolo a diario, siempre y cuando no os olvidéis del protector solar a la mañana siguiente.

Si nunca has usado un retinoide mi recomendación es que ahora no es el momento de empezar. Espera a que pase el verano y ya lo introduces de forma progresiva en septiembre-octubre.

BARRERA CUTÁNEA

Durante el verano no pueden faltar los activos con función barrera, como es el caso de las ceramidas o la niacinamida. Regulan el intercambio de líquidos entre el interior y el exterior de la piel, evitan la pérdida de agua transepidérmica y mantienen la hidratación de la piel (muy importante en estos meses cuando la piel se deshidrata con facilidad por la exposición solar). Así evitaremos que nuestra piel esté tirante, enrojecida, inflamada o con disconfort.

Podemos utilizar productos en nuestra rutina diaria o incluso mascarillas hidro-nutritivas semanales. Algunos de mis productos favoritos son:

PIELES ACNEICAS

El acné mejora de forma transitoria durante el verano, el sol matifica la piel, tiene un efecto bactericida y antiinflamatorio que hace desaparecer los granitos. Cuando tomamos el sol hay un aumento de la capa córnea y se acelera el recambio de las células cutáneas que tapan los poros. Los folículos reciben una mayor presión y el sebo queda obstruido en esta zona.

Cuando dejamos de tomar el sol, al estar expuestos a una menor intensidad de los rayos ultravioleta, este sebo sale con más fuerza al exterior y es cuando decimos “efecto rebote”. Además, al terminar las vacaciones influyen también en nuestra piel los cambios ambientales: el estrés del trabajo, la vuelta a la rutina, cambios en la alimentación…

En este tipo de pieles la solución es no abandonar durante los meses de verano (aunque se observe mejoría) el tratamiento dermocosmético en pieles grasas/acneicas y así conseguiremos evitar el efecto rebote.

¿Alguna duda? ¡Qué disfrutéis mucho de la llegada del verano!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: